91 254 26 26 | info@globaliaespacios.com

Reformas de Locales Comerciales

reformas locales comerciales

La reforma de un local comercial amplia los aspectos a tener en cuenta respecto a los relacionados con las reformas de una casa. Las exigencias de un espacio como este varían según del tipo de negocio que se trate.

local en madrid
local minimalista

Lo primero a abordar es la idoneidad del local. Dando por hecho que le local cumple los requerimientos del negocio en lo que a localización se refiere, hay que poner la atención en que sus características propias también lo hagan. Imprescindible: la operatividad. Si se trata de un local comercial donde se venden artículos, el local debe de tener espacio reservado para un escaparate a potenciar por la reforma. Para ello, en especial en el centro de las grandes ciudades, hay que cerciorarse de que no se trate de una fachada protegida que limite sus modificaciones. A su vez, los mostradores y zona de venta tienen que disponerse de forma que se reserve una zona para la recepción de mercancías y su posterior almacenaje. Eliminaremos desniveles y acomodamos los accesos para todas las personas. Los locales que se entregan en bruto, pueden no traer instaladas las acometidas de agua y electricidad. Nos cercioraremos de ello y tramitaremos las altas e instalaciones si fuera necesario. Cada Ayuntamiento tiene sus propios requisitos en lo que a altura se refiere pero, por lo general, para alturas inferiores a 2,7 metros debemos informarnos. Para determinar de qué posibilidades de modificación disponemos, hay que hacer un estudio previo y es por esta, y otras razones, por las que es imprescindible la realización del proyecto.

EMPRESA DE REFORMAS DE LOCALES EN MADRID

Elaboramos el proyecto. Aquí se aúnan todos los detalles técnicos, documentos descriptivos y licencias requeridas para iniciar una actividad. Es indispensable para tramitar con el Ayuntamiento la solicitud de licencia de obra menor (aquellas que modifican la estructura, de ahí la importancia de que esté el proyecto), adjuntar mediciones, planos (incluyendo el antes y el después), la memoria (descriptiva y constructiva) y el presupuesto. Con esto ya se pueden emitir las tasas de pago que, una vez pagadas, dan paso al inicio de la obra. En el caso de la apertura del centro de trabajo, se paga a la Comunidad Autónoma correspondiente. Si se va a necesitar un contenedor, se solicita y se paga la tasa de residuos que, una vez acabada la obra y presentada la trazabilidad al Ayuntamiento, la reintegran.

En el caso de las reformas más pequeñas y sencillas que no se realicen en un local a estrenar, sin instalaciones de luz y agua, en vez de tramitar la licencia de obra se realiza una declaración responsable, mucho más sencilla en trámites y barata. Se puede hacer en el caso de locales inferiores a 300 metros cuadrados y que su actividad comercial no esté bajo la regulación del Ayuntamiento (estancos, farmacias, talleres mecánicos, etc.). En el caso de que anteriormente a la reforma y el negocio, la actividad comercial hubiera sido la misma, también se podría llevar a cabo la declaración responsable.

Para la firma del contrato, deben quedar claras las transformaciones en los planos, donde quedarán plasmadas las medidas anteriores y posteriores a la reforma; detallar las diferentes partidas con sus unidades y costes unitarios; además de fijar el día de inicio y fin de la actividad, así como el criterio para establecer los plazos de pago.